Cuenca 4 minutos de lectura

Primates de los bosques canaleros

Los bosques neotropicales se caracterizan por una abundante riqueza de especies y complejas comunidades biológicas.

La mayoría de los habitantes del bosque son especies elusivas, se esconden del ojo humano, tienen una vida secreta y es poco probable apreciarlas en su estado silvestre. En cambio, algunos animales se han habituado a compartir espacios con el hombre y son más tolerantes a la presencia humana, pero solo hasta cierto punto y desde lejos, sin interacción voluntaria. Los primates que logramos ver o escuchar en los márgenes de áreas boscosas del Canal se asoman desde las copas de los árboles, miran los buques en movimiento, y hasta puede que sean atraídos por la temporada de mangos, para luego desparecer en la espesura selvática.

Mono Araña

Son monos grandes que llegan a medir unos 66 centímetros, más una cola de hasta 88 centímetros y pesan alrededor de 11 kilogramos. Su anatomía está hábilmente diseñada para la vida exclusivamente en los árboles. Su pelaje es negro, pero puede tener tonos rojizos. Su cabeza es pequeña, el cuerpo, patas y cola son largos y estilizados, y esta última actúa como una quinta pata. Se alimenta de frutos y retoños. Pueden andar en grupos familiares de unos 15 a 20 individuos.

Mono araña - Canal de Panamá
Los bosques neotropicales poseen la mayor variedad de primates de todo el mundo, y el 42.2 % de ellos están amenazados.

Mono Tití

Los alegres monitos Tití están entre los primates más comunes y pintorescos que, con suerte, podemos observar a lo largo de la geografía canalera. Son muy pequeños y ágiles. Están bien adaptados a la vida arbórea, por lo que brincan con destreza entre frágiles ramas. Habitan áreas de bosques secundarios, principalmente. Producen un repertorio de silbidos que vocalizan cuando se trasladan en grupos familiares de siete individuos. Sus cuerpos son compactos, unos 26 centímetros, y sus colas tan largas como el cuerpo. Pesan alrededor de medio kilogramo. Se alimentan de frutos, grillos, lagartijas, y savia gomosa de algunos árboles como el Espavé.

Mono Tití - Revista El Faro - Canal de Panamá

Mono Cariblanco

Está entre las especies más conocidas por su coloración tan característica. Su cuerpo es negro y tiene una zona color blanco en su cara y pecho. Su cola es larga y prensil, con ella se ayuda en su desplazamiento arborícola. Los adultos pueden medir hasta 45 centímetros de largo más la cola de 40 centímetros y se mueven en grupos de 15 individuos. Son frecuentes en el área de Gamboa y Cocolí. Como todos los primates, son curiosos y ágiles; suelen bajar a tierra a buscar alimentos que no encuentran en los árboles. Su dieta es muy variada: frutas, flores, retoños, insectos, moluscos, lagartijas y huevos de aves.

Mono Cariblanco - revista El Faro - Canal de Panamá

Mono Aullador

Los monos aulladores, al igual que los monos araña, están entre los más grandes de los primates de Panamá. Su coloración es negra con tonalidades marrón. Puede alcanzar 50 centímetros de altura, más la cola de unos 67 centímetros, llegando a pesar unos 8 kilogramos. Su característica más notable es que producen un espeluznante y estruendoso rugido que viaja por muchos kilómetros. Lo utilizan para marcar su territorio y alejar otros machos de su bosque. Su grupo puede tener desde unos pocos hasta más de 40 miembros. Es territorial y puede proteger su área lanzando orina o excrementos a los invasores, y tirando cosas. No se aconseja pararse debajo de ellos si usted camina por el bosque e intenta sacar alguna foto, de seguro lo va a lamentar. Se alimenta de hojas tiernas, flores y frutos.

Mono Aullador - Revista El Faro - Canal de Panamá

¿Por qué es importante estudiarlos?

Los primates son esenciales en la estructura y dinámica del ecosistema porque son mamíferos dispersores de semillas que contribuyen activamente a la regeneración natural del bosque. Su distribución territorial, hábitos y evolución están estrechamente ligados a la diversificación de las plantas con flores (angiospermas) como fuente de alimento.

Claudio Monteza - revista El Faro - Canal de Panamá

Claudio Monteza, biólogo investigador del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal, explica que “el estudio de los primates nos permite comprender mejor la conectividad de los bosques, porque al vivir en el techo de bosque se puede examinar la presencia o ausencia de diferentes especies que son fuente de alimentos para los primates y saber cómo reforestar para restablecer esa conectividad”.

#Te podría interesar

Cuenca

La ruidosa casanga canalera

Victor Young · 2 mins
Cuenca

Historias que vuelan

Orlando Acosta Patiño · 4 mins
Cuenca

El Ñeque: “Ingeniero Forestal” de la cuenca del Canal

Victor Young · 2 mins
Cuenca

El Pájaro Carpintero Lineado

Victor Young · 2 mins

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

#Recientes

Historia

La placa de las escalinatas, recuerdo de la Primera…

Isaac Enrique Carranza · 6 mins
Conectividad

Canal de Panamá se prepara para adaptarse a las…

Octavio Colindres · 7 mins
Editorial

Canal de la patria

Marianela Dengo de De Obaldía · 2 mins
Comunidad

Canal de Panamá informa que se prevén lluvias importantes…

Redacción · 1 min