Cuenca 2 minutos de lectura

El Ñeque: “Ingeniero Forestal” de la cuenca del Canal

El Ñeque es un particular roedor residente de los sotobosques de la cuenca del Canal. Se refugia en madrigueras que escarba en el suelo o entre raíces de árboles. Es algo tímido y generalmente solitario. Puede habitar en bosques perturbados y no le incomoda algo de actividad humana.

El Ñeque es un particular roedor residente de los sotobosques de la cuenca del Canal. Se refugia en madrigueras que escarba en el suelo o entre raíces de árboles. Es algo tímido y generalmente solitario. Puede habitar en bosques perturbados y no le incomoda algo de actividad humana.

Se alimenta de raíces, tubérculos, frutos variados, brotes, hongos, y un repertorio de semillas silvestres, especialmente corozos. Es capaz de identificar el ruido que hacen a lo lejos los frutos cuando caen desde las alturas y golpean el suelo, esto los atrae a la fuente de alimento. Come apoyado en sus patas traseras mientras sostiene la comida con las delanteras.

El Ñeque: “Ingeniero Forestal” de la cuenca del Canal
Nombre científico: Dasyprocta punctata
Datos: Pesa unos 4 kilos, es diurno con cierta actividad nocturna. Presente en todo el país. Paren hasta tres crías una o dos veces al año. En ciertos lugares se reproduce con éxito en zoocriaderos y se utilizan como fuente alternativa sostenible de proteína animal. Sus principales depredadores: el ocelote y la boa constrictora.

Es un dinámico reforestador de los bosques. Participa en los procesos intrínsecos de mantenimiento y renovación de diversidad de especies en las comunidades de plantas.

Tiene la práctica de enterrar el exceso de semillas para comerlas en otro momento. Luego de un tiempo, si no son ingeridas, las semillas nacen y arraigan exitosamente en el suelo, desarrollándose así nuevos árboles. El ñeque trabaja como ingeniero forestal, participa activamente en la dinámica del bosque. Siembra y dispersa semillas de especies forestales, incluyendo palmeras.

Mediante esta técnica de silvicultura sostenida, favorece su supervivencia en el ecosistema. A la vez, refuerza la estructura espacial del bosque, modifica el microclima y la distribución de las especies que aseguran el sustento y revitalizan los bosques de la cuenca hidrológica del Canal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Recientes

Comunidad

Habilidades digitales, el primer paso hacia la fuerza laboral…

Redacción · 3 mins
Historia

El dilema de las negociaciones

Isaac Enrique Carranza · 7 mins
Cuenca

Picapica: de maleza fastidiosa a superfrijol

Victor Young · 3 mins
Orgullo

Canal de Panamá: economía, sostenibilidad y futuro

Redacción · 4 mins