Una alianza para vacunar al mundo

La noticia más esperada del año ha sido la llegada de una vacuna contra la Covid-19. En el escenario de una crisis económica, social y política en todos los países del mundo, la luz al final del túnel era que la solución apareciera lo antes posible.

Además del tiempo, la segunda preocupación era la confiabilidad. Los temores antivacunas aumentaron y muchas voces no expertas encontraron tribuna en las redes sociales para esparcir desinformación.

Una alianza para vacunar al mundo - El Faro - Canal de Panamá

 

Tres décadas de investigación

“Esta vacuna no empezó a investigarse hace 10 meses. Los estudios del ácido nucleico como candidato a vacuna empezaron hace 30 años. Estos toman auge hace 17 años con el brote de coronavirus SARS COV1, en China. Luego, en el 2012, tuvimos un segundo evento conocido como el síndrome respiratorio de oriente medio (MERS, por sus siglas en inglés). Cuando se dan los primeros casos en Wuhan, a finales del año pasado, teníamos un camino ya hecho en dos tecnologías nuevas: ácido ribonucleico y vectores virales”, explica el infectólogo pediatra Eduardo Ortega, quien es director de asuntos médicos e investigación de vacunas para América Latina y el Caribe de la empresa GSK.

Hay unas 300 vacunas en investigación y las que empiezan a ser distribuidas han culminado los estudios de fase tres, que es la última etapa de investigación en seres humanos. Estos estudios buscan demostrar qué tan seguras y eficaces son.

La efectividad registrada hasta el momento es de las mejores reportadas: de cada 100 personas que se vacunen, la inmunización protegerá a 94 de contraer el síndrome respiratorio agudo enfermedad de la Covid-19.

Una alianza para vacunar al mundo - El Faro - Canal de Panamá

De vacuna a vacunación

Suspender todas las actividades donde existiera una cercana interacción de las personas causó un efecto dominó en la economía del mundo y detuvo numerosos flujos de bienes y recursos a lo micro y a lo macro.

Debido a que la medida principal fue y continúa siendo el distanciamiento físico, la disrupción causa un retroceso en el desarrollo de muchísimas personas, empresas, comunidades, industrias y países.

Por esta razón, todos los países del mundo necesitan la vacuna de la Covid-19 ahora que se ha convertido en una realidad. La distribución a todas las personas, 100 % inclusiva, es crucial para la supervivencia y sostenibilidad de la humanidad.

En ese sentido, el pasado mes de diciembre el Canal de Panamá firmó un acuerdo de acción colectiva en el que se compromete a apoyar los esfuerzos de la cadena de suministro y transporte en la distribución de la vacuna. Este compromiso convocado por el World Economic Forum (WEF, por sus siglas en inglés) es parte de la gestión mundial liderada por las Naciones Unidas en colaboración con asociaciones público privadas, gobiernos y organizaciones no gubernamentales, para garantizar la transparencia de los datos y una logística eficiente.

“Es un honor y un orgullo apoyar esta iniciativa y, además, reforzar el papel del Canal de Panamá en los esfuerzos humanitarios globales”, dijo el administrador Ricaurte Vásquez Morales.

Este acuerdo es un factor facilitador entre proveedores, distribuidores y consumidores de vacunas y garantiza la cadena de suministro de frío y la administración de la gestión.

Los retos no son pocos. Se espera el consumo de entre 6 y 7 mil millones de dosis de la vacuna de la Covid-19 en el 2021, por lo que no solo hay que tomar en cuenta el movimiento de las vacunas en sí, sino también de los insumos como agujas, jeringuillas y las adecuaciones de la cadena de frío.

El transporte marítimo llevará mucho de esta carga, porque la pandemia ha causado una disminución de la capacidad de transporte aéreo (30 % desde septiembre 2020).

El infectólogo Ortega destaca el valor más importante de todo este proceso. “Afortunadamente Panamá puede pagar por sus vacunas, pero hay muchos países que no tienen esa capacidad. El hecho de que Panamá y su Canal faciliten que esta intervención de salud llegue a todos es una muestra de nuestra vocación solidaria”.

Una alianza para vacunar al mundo - El Faro - Canal de Panamá

La ciencia en el timón

La evolución de las medidas de seguridad ha desconcertado a más de uno. Por ejemplo, al descubrir pacientes asintomáticos, el uso de la mascarilla pasó de parcial a imprescindible. El constante cambio es perfectamente entendible: el virus SARS COV2 no existía en humanos hasta hace 11 meses y todos los días se produce una enorme cantidad de información científica sobre su comportamiento.

“Gracias a varios años de inversión en la preparación de recurso humano, tenemos profesionales que han respondido a esta crisis con mucha fuerza. Panamá ha sido un referente de diplomacia científica en el manejo de la pandemia de la Covid-19”, afirma la doctora Ivonne Torres-Atencio, catedrática de Farmacología de la Universidad de Panamá.

Torres-Atencio destaca que la ciencia en Panamá ha crecido por el trabajo de quienes hacen ciencia básica en diagnóstico, aislamiento, epidemiología, desarrollo de tecnología y tratamiento.

“Hemos estado sirviendo al comercio mundial durante esta pandemia y seguiremos utilizando nuestra posición estratégica para conectar el mundo”, agregó el Administrador Vásquez.

Una alianza para vacunar al mundo - El Faro - Canal de Panamá

En números

  • 31 de diciembre de 2019
    La Comisión Municipal de Salud de Wuhan (China) informó de un grupo de casos de neumonía aguda en Wuhan, provincia de Hubei.
  • 3 de febrero 2020
    La OMS publica el Plan Estratégico de Preparación y Respuesta de la comunidad internacional para ayudar a proteger a los Estados con sistemas de salud más débiles.
  • 8 de diciembre de 2020
    Inicia campaña de vacunación en el Reino Unido
  • 14 de diciembre 2020
    Inicia campaña de vacunación en Estados Unidos

Panamá

El inicio de la vacunación en Estados Unidos el pasado 14 de diciembre abre la puerta de la inmunización del continente. Se espera que Panamá inicie su campaña (vacunas Pfizer BioNTech y AstraZeneca, primero) en el primer trimestre del 2021.

Adicionalmente, el Ministerio de Salud anunció a principios de diciembre, que se organiza la construcción de un cuarto frío de 160 metros cúbicos, la construcción de cuatro cuartos fríos que funcionarán de manera dividida para las 15 regiones del país y 15 congeladores a -70 grados para cada región.

Un legado de resiliencia en medio de la pandemia

Este mes se cumplen 21 años de la transferencia del Canal de Panamá a manos panameñas. Nuestra capacidad de recuperación este año es prueba de la experiencia y del equipo humano de clase mundial que se ha forjado a lo largo de las décadas. A pesar de enfrentar nuevos desafíos en el 2020, mantuvimos nuestro compromiso para seguir creando, capturando y brindando valor a nuestros clientes y a Panamá.

Por un lado, aseguramos la continuidad de nuestro servicio protegiendo primero a nuestro equipo y a nuestros clientes. Implementamos medidas de protección contra la Covid-19 en marzo, para mantener la ruta del Canal de Panamá operando de manera segura y sin interrupciones durante todo el año. A la fecha, los casos positivos no han afectado ni han tenido relación con nuestras operaciones de tránsito, y nuestro personal se mantiene trabajando.

Un legado de resiliencia en medio de la pandemia - El Faro - Canal de Panamá

También adaptamos el servicio a nuestros clientes. En abril, el Canal de Panamá implementó medidas para ayudar a los clientes proporcionándoles mayor flexibilidad. Estas incluían la prórroga de los pagos de las tarifas de reserva para permitirles mantener una mayor liquidez y no cobrar las tarifas de reserva para los buques de pasajeros, el segmento más afectado durante la pandemia. Estas medidas fueron extendidas por seis meses más después del próximo 31 de diciembre para ayudar a mitigar el impacto prolongado de la pandemia de la Covid-19 en los clientes.

A medida que la economía mundial comenzó a recuperarse, cambiando las cadenas de suministro y los patrones tradicionales de comercio, volvimos a trabajar con los clientes para encontrar formas de satisfacer sus necesidades. Desde octubre, el Canal de Panamá, junto con los puertos de toda América, Asia, y Europa, experimentó un repunte de arribos. Esto coincidió con las temporadas altas de los segmentos de buques portacontenedores y el de gas natural licuado (GNL).

Un legado de resiliencia en medio de la pandemia - El Faro - Canal de Panamá

Para acomodar el incremento temporal del tráfico, hicimos ajustes operativos, aumentando la cantidad de tripulaciones operativas, siempre preservando los protocolos de seguridad, para permitir que más buques que llegaban sin reservas, transitaran por día. También comenzamos a compartir diariamente los tiempos de espera con los clientes.

A pesar de las necesidades urgentes que presenta la pandemia, también avanzamos en una inversión clave para la sostenibilidad a largo plazo del Canal de Panamá. A principios de este año, cuando implementamos el cargo de agua dulce, anunciamos nuestra intención de desarrollar un portafolio de proyectos dirigidos a garantizar la disponibilidad de agua. En septiembre, lanzamos la licitación para el nuevo sistema de gestión del agua, y el contrato se adjudicará a finales de 2021.

Mientras tanto, nuestras medidas de conservación del agua demostraron ser exitosas para garantizar un calado estable. Nuestro objetivo de asegurar que el valor de nuestros recursos se tenga en cuenta en las cadenas de suministro globales, también fue validado tanto en concepto como en precio, cuando se inició la negociación del primer mercado de futuros de agua en diciembre. El Canal de Panamá comenzará el 2021 ofreciendo un calado de 50 pies, el nivel más alto permitido en las esclusas neopanamax y cuatro pies más del que se ofreció en diciembre 2019.

Un legado de resiliencia en medio de la pandemia - El Faro - Canal de Panamá

Cerramos el año apoyando la distribución global de la vacuna para prevenir la Covid-19. El 21 de diciembre aceptamos la invitación del Foro Económico Mundial para apoyar los esfuerzos del Grupo de Acción de la Industria del Transporte y la Cadena de Suministro en la distribución de vacunas contra la Covid-19 y suministros médicos a Panamá, América Latina y el Caribe. La ubicación estratégica de Panamá y su centro logístico serán clave para lograr los objetivos establecidos por UNICEF para la distribución masiva de vacunas en la región.

Mientras vemos luz al final del túnel, el Canal de Panamá seguirá priorizando la seguridad. Este enfoque ha permitido a nuestros clientes continuar transportando productos esenciales en el 2020 y garantiza las herramientas necesarias para marcar el comienzo de un futuro mejor en 2021.

Nuestra meta es seguir trabajando para dar cabida a la recuperación global, permitiendo tránsitos seguros y confiables.

El autor es administrador del Canal de Panamá.

 

El desempeño del Canal de Panamá en el año fiscal 2020 y nuestra visión a futuro

El 1 de octubre el Canal de Panamá inició su nuevo año fiscal, dejando atrás un 2020, durante el cual, a pesar de enfrentar bajos niveles de agua y disputas comerciales en plena pandemia global, registramos resultados a la par con los del 2019, al alcanzar 475 millones de toneladas CP-SUAB (medida de volumen del Sistema Universal de Arqueo de Buques del Canal de Panamá). Definitivamente, esto se da gracias a nuestro equipo de talla mundial. No ajeno a los vaivenes del mercado, nuestro equipo tomó una serie de acciones rápidas que permitieron que la vía acuática continuara operando de manera segura y conectando al mundo cuando más se necesitaba.

¿Qué es el sistema de arqueo CP/SUAB?
¿Qué es el sistema de arqueo CP/SUAB?

Una historia de dos años

Comenzamos el año fiscal con seis meses de tráfico estable. Entre octubre 2019 y marzo 2020 registramos un incremento de 4 % en tránsitos y de 7 % en tonelaje, comparado a lo que habíamos proyectado.

Sin embargo, en los últimos meses de este primer semestre, la pandemia de la COVID-19 comenzó a reconfigurar el comercio y los viajes a nivel mundial. Teniendo en cuenta la importancia de mantener la vía interoceánica segura y operativa para las cadenas de suministro globales, el Canal de Panamá implementó progresivamente una serie de medidas de seguridad a partir de enero. Un mes más tarde, también entraron en vigor medidas para mejorar los niveles de agua en el Canal.

Resulta importante señalar que el sólido desempeño del Canal en su primer semestre fue fundamental para sentar una base durante toda la vigencia fiscal 2020, ya que el año cambió de rumbo abruptamente. La desaceleración económica originada por el nuevo coronavirus finalmente causó que los tránsitos disminuyeran hasta en un 20 % entre mayo y julio. Durante este tiempo, segmentos como portavehículos y gas natural licuado (GNL) vieron caer la demanda, registrando hacia finales del año fiscal 2020 un tonelaje por debajo de nuestras proyecciones en un 21 % y 15 % de CP-SUAB, respectivamente. El segmento de pasajeros finalizó el año con un 10 % de CP-SUAB más bajo que lo esperado, debido a que las líneas de cruceros suspendieron sus operaciones a principios de la primavera.

Principales segmento por tránsitos

Estos resultados fueron parcialmente mitigados por algunos segmentos que continuaron generando tráfico constante. Por ejemplo, el segmento de carga a granel registró un 21 % más de lo esperado en términos de tonelaje CP-SUAB, debido a la mayor necesidad de granos y materia prima. El gas licuado de petróleo (GLP) registró un 27 % más de tonelaje CP-SUAB de lo proyectado, debido al incremento en la demanda de gas de cocina. El GLP siguió teniendo demanda como materia prima en la industria química como sustituto de la nafta, dado su precio favorable.

Principales segmentos por tonelaje
Principales segmentos por tonelaje

Para apoyar a los clientes, nuestro equipo reunió rápidamente una serie de medidas temporales, incluida la suspensión de pagos por adelantado de las tarifas de reserva de tránsitos y otros cambios en nuestro sistema de reservas, lo cual fue destacado por la UNCTAD. Mientras tanto, los minoristas de EE. UU. reabastecieron los inventarios antes de la temporada de las fiestas, siendo uno de los factores que contribuyeron a la normalización del tráfico en la vía interoceánica en agosto, mientras que las escalas portuarias se mantuvieron un 3 % por debajo de sus niveles en 2019 a nivel global.

Nuestras expectativas para el año fiscal 2021

No hay duda de que el año fiscal 2020 nos ha preparado para el próximo. Mantenemos una perspectiva positiva y seguimos ágiles en medio del impacto continuo de la pandemia.

De acuerdo con la Organización Mundial del Comercio (OMC), se espera que el comercio mundial caiga un 9.2% en 2020, con un 7.2% de recuperación en 2021, pero se mantendrá por debajo de las tendencias previo a la pandemia. En línea con las expectativas económicas de la OMC, el Canal anticipa una reducción del 10% en los niveles de tránsito, o sea, 33 buques por día, un poco más de los 30 tránsitos que experimentamos este año, pero menos que los 36 tránsitos registrados en el 2019. También se espera que el tonelaje estimado para el 2021 disminuya al 9%, o 46 millones de toneladas CP-SUAB, en comparación con el año fiscal anterior.

Las expectativas y los planes de recuperación del Canal se mantendrán flexibles dados los signos de recuperación en la industria marítima. Específicamente, el Canal está monitoreando el segmento de contenedores y la tendencia global de consolidación de carga, lo que significa que el volumen de carga por buque está aumentando, resultando en menos tránsitos, pero buques con más carga. Por esto, asegurar un nivel operativo de agua en la vía interoceánica será aún más importante en los próximos años.

Principales rutas del Canal de Panamá en el año fiscal 2020
Principales rutas del Canal de Panamá en el año fiscal 2020

Los cambios en los centros de manufactura a otras partes de Asia, como hemos visto ya de China a Vietnam y Malasia, serán un factor clave de la dinámica del mercado en los próximos años. Sin embargo, los buques portacontenedores de China seguirán desempeñando un rol central en el comercio mundial, manteniendo sus volúmenes comerciales actuales, a pesar de la mayor participación de mercado de los países del sudeste asiático. Esto se debe a que la carga del sudeste asiático continuará consolidándose en Shanghái o en otros puertos importantes de China hasta que se realicen inversiones para aumentar la capacidad portuaria de la región, lo que requerirá al menos dos años.

La demanda de petróleo y derivados a través del Canal ha mejorado dadas las condiciones del mercado y la reapertura de las economías. Por otro lado, no se espera la normalización total del segmento de GNL. Los precios en Asia siguen siendo bajos, ya que el precio de los contratos de compra de GNL con Medio Oriente está ligado a los del petróleo, que siguen siendo bajos. Si los precios del GNL en Asia se recuperan, Estados Unidos mejoraría la competitividad de sus importaciones y podríamos ver una recuperación en los tránsitos del Canal. De manera similar, no se espera que el segmento de portavehículos regrese por completo a los niveles del año fiscal 2019 debido a una recuperación limitada del mercado automotriz.

Mirando más allá de la COVID

Si bien el camino por delante todavía presenta varios desafíos, el Canal de Panamá continuará siendo un motor de crecimiento para Panamá, sentando las bases para la recuperación económica tras la COVID, mientras continúa invirtiendo en el bienestar de su fuerza laboral y la preservación del medioambiente.

La búsqueda de una solución para la gestión de nuestros recursos hídricos a largo plazo solo se acelerará en el año fiscal 2021, a partir del progreso logrado en los últimos meses. Gracias a las medidas para garantizar la disponibilidad de agua a principios de este año, el Canal comenzó su año fiscal ofreciendo un calado máximo de 50 pies, el más alto en 20 meses. También avanzaremos nuestro proceso para el desarrollo del sistema optimizado de gestión del agua, un proyecto valorado en casi $2 mil millones, que transformará el conocimiento y la gestión del agua en el país.

Al igual que en el 2020, cuando destinamos $30 millones para atender el impacto de la pandemia, con medidas como un programa ampliado de pruebas y rastreo de la COVID-19, el bienestar de nuestro equipo humano sigue siendo primordial. Las inversiones en la infraestructura del Canal también incluirán el lanzamiento de una nueva planta fotovoltaica en Cocolí, así como la modernización del Programa de Incentivos Económicos Ambientales (PIEA) en la Cuenca Hidrográfica del Canal.

El año fiscal 2020 presentó retos que alteraron pronósticos confiables y cambiaron las predicciones en el comercio mundial. El Canal de Panamá demostró este año que estos desafíos, aunque formidables, se pueden superar con un equipo ágil comprometido con la excelencia. Esperamos continuar ofreciendo un servicio confiable en el año fiscal 2021 y durante muchos más.

¿Cómo nos adaptamos para construir un mejor negocio a futuro?

El 26 de junio de 2016 se inauguró el Canal ampliado, el mayor proyecto de infraestructura que se ha realizado desde la apertura original del Canal de Panamá en 1914. Cuatro años después, celebramos sus logros y ofrecemos un vistazo al próximo proyecto de mejora que busca transformar la vía interoceánica.

Punto de Vista - Dr. Ricaurte Vásquez Morales

Actualmente, las esclusas neopanamax facilitan el 27 % de los tránsitos y la mitad del tonelaje total de la vía interoceánica. El Canal ampliado también ha sido fundamental para aumentar en un 48 % nuestra participación de mercado para los buques que viajan desde el noreste de Asia con destino a la costa este de los Estados Unidos, ayudando a establecer hitos sin precedentes en los tránsitos año tras año. De la misma manera, la conectividad marítima para los puertos de Nueva York, Nueva Jersey y Georgia ha crecido más del 20 % desde el 2016, contribuyendo a la importación de mayores cantidades de carga y mejorando su competitividad a través de importantes inversiones en infraestructura.

Punto de Vista - Dr. Ricaurte Vásquez Morales

Además, en los últimos cuatro años, el Canal ampliado ha consolidado la posición de la vía interoceánica como la ruta verde del comercio marítimo mundial, acelerando los esfuerzos por reducir las emisiones de carbono, al permitir que los cargadores consoliden la carga en buques más grandes que realizan menos viajes. En sus primeros 48 meses de operación, el Canal ampliado ha contribuido en la reducción de más de 55 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) y se proyecta que ahorrará hasta 160 millones de toneladas para el 2026.

Además de la mayor capacidad operativa como resultado de la ampliación, el Canal de Panamá también logró obtener una posición financiera más sólida, lo que nos permitió hacer frente a tiempos inciertos, como la actual pandemia, de forma más efectiva. En el mes de mayo, comenzamos a ver tránsitos por debajo de nuestras proyecciones al inicio de nuestro año fiscal. Sin embargo, estamos seguros de que podremos mitigar los efectos del coronavirus, ya que nuestros dos primeros trimestres fiscales (septiembre 2019 – marzo 2020) se mantuvieron firmes a medida que la crisis evolucionaba, como también lo afirmó recientemente Moody’s.

Punto de Vista - Dr. Ricaurte Vásquez Morales

Respondiendo a los desafíos ágilmente

Teniendo como base una década de investigación, el Programa de Ampliación del Canal de Panamá fue diseñado para garantizar que la ruta continúe proporcionando valor en medio de las cambiantes condiciones del mercado que favorecían a las economías de escala y los beneficios ambientales.

Una vez más, el panorama está cambiando rápidamente. La crisis sanitaria global, las disputas comerciales y el cambio climático están acelerando las tendencias del mercado, ya en curso antes de la pandemia, las cuales requieren de una mayor agilidad en la gestión de las cadenas de suministro mundiales y la industria marítima en general.

De hecho, se espera que el comercio mundial experimente un declive de hasta un 32 % en el 2020, a medida que la pandemia continúa perturbando las economías en todo el mundo, según la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Del mismo modo, la actual disputa comercial entre los Estados Unidos y China está impulsando a los centros de manufactura a acercarse a los centros de consumo, resultando en una reestructuración y regionalización de cadenas de suministro globales.

Esperamos que esta dinámica impulse el tránsito creciente de buques más grandes y pesados que transporten carga de graneles secos a través del Canal de Panamá, lo que resalta la importancia de asegurar un nivel operativo de agua en los próximos meses.

Punto de Vista - Dr. Ricaurte Vásquez Morales

Reafirmando nuestro compromiso  a través de acciones

El cargo por agua dulce, por ejemplo, fue una de las primeras soluciones implementadas con éxito. En 2019, la Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá experimentó su quinto año más seco en 70 años, lo que causó que los niveles de agua cayeran muy por debajo del promedio y amenazó con afectar significativamente el libre flujo de carga a través del Canal.

En combinación con medidas adicionales de conservación, tal como el uso de tinas de ahorro de agua en las esclusas neopanamax, el cargo por agua dulce nos permitió asegurar un calado constante tras menos de tres meses de su implementación en febrero.

Al hacerlo, la vía interoceánica tiene como objetivo garantizar que el valor de sus recursos limitados se tenga debidamente en cuenta en las cadenas de suministro mundiales, como fue visto en medidas similares introducidas por puertos en distintas partes del mundo que se conectan a vías interoceánicas. Hoy, podemos acomodar un calado de 47 pies, el más alto que hemos ofrecido en más de un año.

Más recientemente, la Junta Directiva del Canal de Panamá también aprobó la creación de un centro de investigación del agua, en asociación con la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), que trabajará en identificar soluciones innovadoras para mitigar los efectos del cambio climático en la disponibilidad del agua, incluyendo el uso de las últimas tecnologías, tal como la Inteligencia Artificial.

En los próximos meses, continuaremos realizando los estudios necesarios para informar sobre el desarrollo de proyectos viables que garantizarán la disponibilidad de agua en el corto, mediano y largo plazo. Nuestro objetivo es identificar una cartera integral de proyectos destinados a fortalecer los esfuerzos de gestión de los recursos hídricos del Canal, teniendo en cuenta sus impactos ambientales, económicos y sociales.

Anticipamos que estos estudios estarán finalizados para el 2021. A partir de ahí, el Canal avanzará en la ejecución de la cartera de proyectos propuesta a través de un proceso de licitación pública.

No existe una respuesta simple o un proyecto único que resuelva los cambiantes desafíos ambientales y comerciales que afectan al Canal y resto del mundo. Sin embargo, como fue demostrado con el Canal ampliado, nuestro equipo siempre estará a la altura de las ocasiones y asumirá lo que parece imposible.

Estoy seguro de que nuestro equipo de clase mundial demostrará, una vez más, su capacidad para crear soluciones innovadoras que garanticen que la vía acuática panameña, y a su Canal ampliado, continúen brindando un servicio de valor y calidad durante muchos años más.

El autor es administrador del Canal de Panamá

De la sequía, a los aranceles y a la pandemia: repasando Nuestro camino hacia adelante

En el mes de abril les comenté acerca de las proyecciones del impacto del coronavirus y reforzamos nuestro compromiso con la estabilidad de las operaciones del Canal de Panamá. A principios de mayo reflexionamos sobre la situación que estábamos viviendo, la cual no reflejaba, en ese momento, un efecto significativo en nuestros tránsitos, sumado a nuestro enfoque de cara al futuro en cuanto a la recuperación económica.

Como habíamos previsto, este mes sería crítico para medir las consecuencias de la pandemia en la vía interoceánica, experimentando menos tráfico que el resto de nuestro año fiscal. De todas formas, para entender cómo llegamos a esto, analicemos primero los factores críticos que han impactado en nuestra industria desde principios de año.

Un nuevo panorama

Infografía: Puertos

Considerando las tendencias y medidas que venimos implementando este año, me gustaría remontarme a enero, cuando anunciamos que el 2019 había terminado como el quinto año más seco en los últimos 70 años. Esto contribuyó a que los niveles de agua en el lago Gatún, la principal fuente de agua para la vía interoceánica, cayeran muy por debajo de los niveles esperados.

Para atender esa situación, introdujimos la medida del cargo por agua dulce que nos permitiría administrar el recurso hídrico necesario para sostener la operación del Canal durante la estación seca, y algunas iniciativas adicionales. El nivel de tráfico que manejábamos luego del 15 de febrero, cuando se implementó esta iniciativa, nos llevó a tener filas de espera de hasta 100 buques que arribaban a la vía interoceánica sin reserva de tránsito. A fin de garantizar nuestro servicio de acuerdo con los estándares que exigen nuestros clientes, aumentamos el número de esclusajes a aproximadamente 36 por día para así reducir los tiempos de espera.

A lo largo de ese mes y el siguiente, fueron limpiados los inventarios en China, y hubo acumulación de estos en los Estados Unidos, anticipando la posibilidad de un aumento en los aranceles de importación de productos del país asiático debido a la guerra comercial. Más importante aún, en febrero el coronavirus pasó a ser un fenómeno global y la industria de comercio marítimo comenzó a sentir el impacto. Como resultado, las plantas de manufactura en China fueron cerradas, pero las obligaciones contractuales existentes permitieron que la mercancía continuara en movimiento.

Registro de Cancelaciones de Tránsitos - El Faro - Canal de Panamá
Registro de Cancelaciones de Tránsitos

En marzo, la COVID-19 fue decretada una pandemia, estableciendo cuarentena a nivel mundial. Indudablemente, esto generó impacto en el comercio y, en consecuencia, en las operaciones propias del Canal de Panamá. Como varias organizaciones en Panamá y no ajenos al contexto, implementamos la cuarentena, a partir de la cual redujimos nuestro personal en sitio a solo aquellos necesarios para mantener las operaciones de tránsito y solicitamos que el resto trabajara desde  casa, incluso, tomaran vacaciones, cambiamos los turnos de trabajo y establecimos rotaciones de mayor duración. Hemos asegurado más de 10,000 pruebas de COVID-19 que les estamos aplicando  a todos nuestros colaboradores. Su bienestar es nuestra mayor prioridad, por lo que seguimos todos los lineamientos del Ministerio de Salud de Panamá (MINSA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Luego, en el mes de abril, nos encontramos con tránsitos un poco por debajo de los que habíamos planeado: aproximadamente 34 buques por día, arrojando un total de 1022 durante el mes. De todas formas, no notamos un impacto significativo en términos de tonelaje ya que varias navieras transfirieron su carga, o gran parte, a buques más grandes.

Portacontenedores - El Faro - Canal de Panamá

Nuestra perspectiva hoy

Como habíamos previsto, fue en mayo donde finalmente vimos reflejado el impacto de la pandemia en las operaciones del Canal de Panamá, como parte de los efectos que se venían percibiendo en el comercio marítimo mundial. Durante la primera mitad del mes, los tiempos de espera comenzaron a disminuir y evidenciamos una menor cantidad de tránsitos. Finalmente, mayo cerró con un total de 937, una reducción de 21 % con respecto a lo proyectado al principio de nuestro año fiscal en octubre de 2019. Si bien determinar la duración de la pandemia no es posible, esta ha demostrado ser un fenómeno de mucha intensidad y permanencia, como lo manifiestan nuestras más recientes cifras de tránsitos.

El segmento de pasajeros, lógicamente, si bien no es el más significativo para el Canal de Panamá, fue el que más se vio afectado: tuvimos 45 cruceros menos en comparación con el año anterior. En el caso de los buques portavehículos, el impacto también fue alto, debido a que las fábricas de automóviles en los Estados Unidos se encuentran paralizadas y dado el creciente nivel de desempleo, la demanda es menor.

El segmento de gas natural licuado (GNL) también se vio afectado por los golpes a la economía a nivel global y la baja en el consumo de energía. El sector de los portacontenedores es el más importante para la vía interoceánica, y hasta ahora se encuentra estable, debido a que se trabaja con contratos de mayor duración y existe carga que debe llegar a su destino a tiempo. Los graneleros se encuentran trabajando a grandes volúmenes dada la necesidad de materia prima. Finalmente, notamos que la pandemia ha acelerado el ajuste de las cadenas de suministro globales que habíamos anticipado previo al coronavirus, y que favorece la localización sobre la globalización.

Nuestro enfoque de cara al futuro

En cuanto a los desafíos que estamos experimentando con nuestros recursos hídricos, notamos que las medidas que adoptamos están funcionando y han asegurado  un nivel operativo de calado.

Continuamos nuestra búsqueda por soluciones a largo plazo y hemos avanzado en ese sentido: preseleccionaremos empresas que ofrecerán propuestas para llevar adelante una cartera de proyectos destinados a atender este tema.

Ese trabajo ha seguido su curso más allá de la COVID-19; y continuará. Nuestro objetivo es tener varios proyectos y alternativas, no necesariamente una opción específica. El proceso de licitación podría finalizar en los próximos 12 meses, para lo cual nos encontramos analizando todas las soluciones posibles.

En el Canal de Panamá estamos conscientes del rol y la responsabilidad que cumplimos como centro logístico de las Américas. Nuestro negocio no está exento del impacto que la pandemia ha tenido a lo largo de toda la industria marítima por lo que tendremos que reinventarnos bajo los mismos servicios que ofrecemos.

Si consideramos que pasaron cuatro meses hasta notar el impacto de la pandemia en el Canal, estimamos que la recuperación va a ser lenta. Sabemos que experimentaremos una mayor cantidad de cancelaciones de tránsito, por lo tanto, seguiremos trabajando con los propietarios de carga para anticiparnos a sus necesidades y asegurar que nuestra operación siga siendo eficiente y competitiva.

La gran variedad de desafíos que hemos experimentado a lo largo de los últimos meses indica que habrá más obstáculos por delante. Si bien no podemos predecir estos cambios, estoy seguro de que el Canal de Panamá enfrentará el futuro de manera exitosa a medida que continuamos implementando esfuerzos y protocolos para el resguardo de la industria marítima.

Para servir hoy al comercio mundial, debemos planificar para mañana

El impacto de la pandemia del nuevo coronavirus y la crisis económica resultante han llegado a casi todos los rincones del mundo, incluso al Canal de Panamá. En el mes de abril de este año se registraron 1,022 tránsitos, en comparación a los 1,191 proyectados, lo que representa una disminución del 14 %.

Sin embargo, a medida que las ondas de impacto comienzan a multiplicarse y los cambios en la industria se aceleran, en el Canal de Panamá nos estamos preparando para cambiar la forma en que hacemos negocios a largo plazo.

En primer lugar, no me preocupa comenzar a ver una reducción lenta del tráfico en la vía interoceánica pronto. Nuestro trabajo como centro logístico global es estar preparados para lo inesperado. Estamos capacitados para acomodar los flujos y reflujos del mercado, y tenemos más de un siglo de experiencia haciéndolo. Como se describió en mi publicación anterior, estamos monitoreando de cerca las variables claves del mercado para garantizar que nuestro servicio continúe atendiendo las necesidades de los mercados globales del mañana.

Barcos en tránsito por el Canal de Panamá
Tránsito de embarcaciones por el Canal de Panamá

Sin embargo, creo que mañana es una pequeña parte de la ecuación. Prepararnos para pasado mañana y más allá sigue siendo igual, si no más importante, para la administración del Canal de Panamá. Todavía estamos avanzando diligentemente en nuestros planes y potenciales inversiones que aseguren la evolución y la competitividad continua de la vía acuática.

Mantener la mirada en el largo plazo es crucial dadas las tendencias de la industria que hemos rastreado desde antes del brote de COVID-19. Por ejemplo, anticipamos hace meses que la disputa comercial entre los Estados Unidos y China comenzaría a generar cambios en toda la industria, primero con una reducción en los flujos, seguida de una posible redistribución del origen y destino de los productos manufacturados, a medida que las empresas buscan acercarse a los consumidores y reducir el riesgo de tarifas prolongadas. En mi primer discurso como Administrador, aludí a esta nueva realidad emergente y la incluí en nuestros planes a largo plazo como consecuencia.

Avancemos rápidamente hasta hoy, y estos cambios están ocurriendo ahora a un ritmo acelerado debido a la pandemia y la crisis económica resultante. Si bien las tensiones comerciales llevaron a que el volumen del comercio mundial de mercancías disminuya en un 0,1% el año pasado, se espera que disminuyan aún más en el 2020, según la Organización Mundial del Comercio (OMC), en respuesta a la pandemia.

La OMC también predice que las exportaciones de América del Norte y Asia sufrirán la caída más grave, aunque casi todas las regiones verán caídas de dos dígitos en los volúmenes comerciales este año. Vemos un cambio permanente en la economía general de la oferta y la demanda que impulsa a toda nuestra industria, lo que redefinirá nuestra forma de negocio en los años venideros.

Como resultado, estamos acelerando nuestra respuesta planificada. El equipo del Canal de Panamá seguirá de cerca cómo se reestructuran las cadenas de suministro en los próximos meses. Cuando la pandemia de COVID-19 se atenúe, también supervisaremos cuán consiste y agresivamente los gobiernos regulan la industria del transporte. A través de este conocimiento, identificaremos y buscaremos oportunidades para agregar más valor a nuestros clientes, diversificar nuestra cartera y adaptarnos a la nueva ecuación de transporte. Esto se debe a que, como se demostró con la ampliación, el Canal de Panamá está comprometido con invertir en su futuro para servir mejor al comercio mundial.

Vista nocturna y aérea del Canal de Panamá
Vista nocturna y aérea del Canal de Panamá

Por supuesto, haremos lo que podamos hoy para ser un socio confiable y en condiciones de adaptarse para la industria. Esto incluye ajustar nuestro sistema de reservas como anunciamos, en respuesta a los comentarios que recientemente recibimos de nuestros clientes sobre sus desafíos y necesidades actuales.

Nuestras nuevas medidas temporales ayudarán a mejorar los flujos de efectivo de las compañías navieras y proporcionarán más flexibilidad para que los clientes intercambien o sustituyan cupos de reserva entre su propia flota. Nuestro objetivo es reducir la carga financiera para nuestros clientes hoy, al tiempo que aseguramos que estamos listos para su futuro más brillante mañana.

Recientemente el Fondo Monetario Internacional proyectó que la economía global podría crecer potencialmente un 5.8 % en 2021 a medida que la pandemia retroceda y la actividad económica se normalice. Nuestra planificación anticipada y enfoque flexible tienen como objetivo ayudar a allanar el camino para ese futuro. Habrá luz al final del túnel, y planeamos estar listos para apoyar a nuestros clientes cuando llegue ese día.

Mientras tanto, el Canal de Panamá seguirá desempeñando un papel fundamental para garantizar que las necesidades básicas de las personas, incluidos alimentos y medicamentos, se satisfagan todos los días durante la pandemia.

Independientemente de lo que pueda traer el mañana, nunca dejaremos de estar orgullosos de nuestras contribuciones al comercio internacional, las economías mundiales y la sostenibilidad de la humanidad en su conjunto.

El autor es administrador del Canal de Panamá.

 

Nuestro curso hacia adelante, juntos

En mi publicación anterior, reafirmé que el Canal de Panamá está comprometido con permanecer abierto, describiendo los pasos que estamos tomando para cumplir esta promesa, al tiempo que salvaguardamos la salud y la seguridad de nuestros colaboradores y la tripulaciones de nuestros clientes. El camino hacia adelante será un desafío para toda nuestra industria, y la comunicación y la transparencia son fundamentales para determinar el camino a seguir.

En ese espíritu, me gustaría ir un paso más allá al detallar el panorama del Canal de Panamá. Mi objetivo es ofrecer un sentido de colaboración con nuestros clientes y la industria. Hacia el futuro enfrentamos desafíos sin precedentes, y la recuperación de nuestro sector dependerá de nuestra capacidad para atender juntos estos retos.

Hasta ahora en nuestro año fiscal 2020, hemos visto un flujo sostenido de tránsitos y tonelaje a través de la vía interoceánica. A medida que el brote de COVID-19 evolucionó a principios de este año, comenzamos a implementar medidas de precaución y anticipamos que el movimiento de carga y pasajeros a través del Canal de Panamá se vería afectado.

Como muchos en la industria, operamos en un entorno muy cambiante, ya que nuestro servicio depende de una serie de factores externos. Esperamos obtener mayor información sobre el futuro de ese panorama en los próximos días, pero hasta entonces, podemos mencionar algunas de las variables que seguimos observando de cerca:

El segmento de cruceros

  • El Canal de Panamá anticipa recibir aproximadamente 40 cancelaciones de cruceros que iban a transitar entre febrero y principios de abril, el mes que generalmente marca el final de la temporada de cruceros en la vía interoceánica. Esperábamos un total de 258 tránsitos de crucero durante la temporada fiscal 2020, y 215 ya se completaron.

La demanda del mercado global

  • Proyectamos una disminución de la demanda de los consumidores, lo que afecta la necesidad de reposición de inventario y transporte de carga. Esta dinámica contribuirá a una reducción de tránsitos en las próximas semanas.

El precio del combustible

  • Hemos visto una baja en los precios del combustible como resultado de un aumento en la producción de petróleo y una menor demanda a nivel mundial. El precio del combustible no solo tiene un impacto en el Canal, sino que también afecta el tránsito de productos como el gas natural licuado (GNL), el gas licuado de petróleo (GLP), el carbón y la gasolina. Sin embargo, el Canal de Panamá sigue siendo relevante y todavía tiene muchas ventajas. Por ejemplo, en el comercio de contenedores entre Asia y la costa este de los Estados Unidos. Además, al ser la ruta más corta, ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria marítima.

La producción de vehículos

  • La industria automotriz también experimentará una disminución a medida que los consumidores estén menos inclinados a realizar grandes compras como consecuencia de la pandemia en curso. Esto, a su vez, ralentizará la producción y el transporte de vehículos en todo el mundo.

Los bienes esenciales

  • El transporte de bienes esenciales, especialmente durante una pandemia, se mantendrá estable y potencialmente registrará un aumento. Los suministros indispensables, como alimentos y medicamentos, continuarán siendo transportados de manera oportuna y urgente.

Como siempre, el Canal de Panamá está listo para servir el comercio mundial, no solo como un eslabón crítico en las cadenas de suministro mundiales, sino como un socio confiable para la comunidad marítima. Reafirmamos nuestra dedicación a un servicio confiable, y estaremos listos para hacerlo posible.

Aunque la circunstancia actual no tiene precedentes, el Canal de Panamá ya ha demostrado, a lo largo de más de un siglo, su capacidad de recuperación. Siempre hemos operado en un entorno dinámico, impulsado por la industria marítima y las fuerzas comerciales mundiales. La competitividad del Canal ha sido probada por varios eventos globales, como el exceso de capacidad de la flota, la disminución de la demanda de productos básicos, los bajos precios de los combustibles, los conflictos comerciales y más. A pesar de enfrentar varios ciclos y crisis, el desempeño del Canal ha superado estos desafíos al confiar en la fortaleza de nuestro negocio y el compromiso de nuestro equipo humano. El Canal de Panamá seguirá aquí, con el mismo servicio seguro y confiable que hemos brindado a los clientes durante décadas. Mientras esperamos una pronta solución, el Canal de Panamá sigue comprometido con proporcionar ahorros ambientales, de tiempo y costos, ventajas líderes para quienes desean aprovechar la ruta y la estratégica posición geográfica de Panamá.

El autor es Administrador del Canal de Panamá