Agua 7 minutos de lectura

El proyecto del canal nuclear

La propuesta de un canal a nivel del mar implicaba que los Estados Unidos permaneciera en Panamá hasta el 2067. El Museo del Canal Interoceánico nos invita a descubrir las causas del fracaso del Tratado Robles-Johnson.

En la segunda mitad del siglo XX, las misiones negociadoras de Panamá y los Estados Unidos habían acordado trabajar en torno a tres temas diferentes para cubrir las prioridades de ambos países: por un lado, la solicitud de Panamá de recuperar su soberanía total; por otro lado, el interés de los Estados Unidos de construir un nuevo canal y de continuar con la defensa militar del hemisferio.

Escritorio del jefe negociador Fernando Eleta A., Museo del Canal, sala «La Ruta por la Soberanía: 1964-1999».

Este proceso llegaría a su clímax el 21 de junio de 1967 con la aprobación de los textos de los proyectos de tratados por ambas misiones negociadoras: Tratado Concerniente al Canal de Panamá, Tratado de Defensa y Neutralidad, y Tratado Concerniente a un Canal a Nivel del Mar. Este paquete de tratados sería conocido como los Tratados Robles-Johnson, en reconocimiento a los presidentes de ambos países, el panameño Marco Robles y el estadounidense Lyndon B. Johnson.

Por ser de interés el canal atómico, para los fines de este texto nos centraremos en el Tratado Concerniente a un Canal a Nivel del Mar y su contenido, el cual era de alta prioridad para los Estados Unidos, pues su preocupación era la supuesta pronta obsolescencia del canal de esclusas.

Uno de los principales puntos del Tratado Concerniente a un Canal a Nivel del Mar era el de tierras y aguas, pues según lo establecido por este acuerdo, Panamá debía proveer las áreas de aguas y tierras necesarias para construir la obra, pero ejercería su soberanía sobre dichos territorios. Además, se consideraba en el tratado, la posibilidad de construirse el canal a nivel del mar con bombas atómicas; sin embargo, si esto llegaba a ser el método de excavación, el permiso a la República de Panamá debía ser solicitado para tal propósito.

Este canal a nivel, al igual que el Canal de Panamá, estaría administrado por una entidad jurídica, en este caso denominada Comisión del Canal Interoceánico de Panamá, que tendría una junta directiva compuesta por cuatro panameños y cinco estadounidenses. Así mismo, dicha comisión estaría administrada por un director estadounidense y un subdirector general panameño.

Caricatura de “Lolo” Silvera en contra de los Tratados Robles-Johnson, c. 1967. Colección Museo del Canal Interoceánico.

En términos generales, el Tratado Concerniente al Canal de Panamá y el Tratado Concerniente a un Canal a Nivel del Mar eran muy similares, la principal diferencia radicaba en que el primero disponía sobre un canal ya construido, mientras que el segundo trataba sobre un canal que se construiría.

Por tal razón, el Tratado Concerniente a un Canal a Nivel del Mar establecía que los Estados Unidos financiara la construcción del canal “panatómico“, pero si Panamá así lo permitía, otros países podrían participar en la financiación de su construcción. Sin embargo, la diferencia más radical entre ambos tratados era la vigencia de estos, es decir, el tiempo de validez de cada uno. A pesar de que cada tratado contaba con su propia fecha inicial y final, estas podían cambiar dependiendo de ciertas condiciones e, incluso, la fecha final del Canal de Panamá estaba estrechamente ligada con el del Canal a Nivel. Por ejemplo, según el Artículo XLI del Tratado Concerniente al Canal de Panamá: – el Tratado del Canal de Panamá entraría en vigor al ser ratificado por ambos países y estaría en vigencia hasta el 31 de diciembre de 1999; – sin embargo, si un canal a nivel del mar fuese abierto antes del 31 de diciembre de 1999, el Tratado Concerniente al Canal de Panamá terminaría cuando haya transcurrido un año desde la fecha de apertura de dicho canal a nivel del mar;-pero, en el caso de que para el 31 de diciembre de 1999 los Estados Unidos hubiesen comenzado la construcción del canal a nivel, el Tratado Concerniente al Canal de Panamá terminaría o al haber pasado un año de ser abierto al tránsito el canal a nivel, o el 31 de diciembre de 2009 (Tratado Concerniente al Canal de Panamá, Art. XLI, 1967).

Radio y áreas afectadas por las explosiones nucleares.

¿Cien años más?

Por otro lado, la vigencia del Tratado Concerniente a un Canal a Nivel del Mar resultó mucho más polémica en Panamá, pues este tendría una vigencia máxima de 60 años, siendo la fecha límite para expirar el 31 de diciembre de 2067. Esto generó una gran alarma en el país, pues en ese momento, representaba extender la presencia de los estadounidenses en Panamá otros 100 años.

Sumado a esto, el impacto social y ambiental también fueron puntos importantes de las críticas en contra de los Tratados, tanto en Panamá como en los Estados Unidos. La potencia norteamericana vivió una creciente ola de críticos ambientalistas que no veían viable la construcción de un canal con medios nucleares, tanto por las posibles afectaciones de la radiación producto de la detonación de las bombas, como por la modificación de la geografía y de la biota marina al crear un paso ininterrumpido entre los océanos Atlántico y Pacífico.

Este también fue un asunto tratado por los investigadores que realizaron estudios sobre el canal atómico en Panamá. En 1965, el ingeniero Francisco Morales Jr. envió un informe al canciller panameño, Fernando Eleta, en donde daba sus recomendaciones sobre este tema. Uno de
los puntos que mencionó Morales, y que estuvo presente en otros estudios, fue el Tratado de la Prohibición Parcial de los Ensayos Nucleares en la Atmósfera, el Espacio Exterior y Bajo del Agua, también conocido como Tratado de Moscú de 1963, que proscribía las pruebas de armas nucleares en la atmósfera, el espacio ultraterrestre y debajo del agua (Tratado sobre Prohibición de Ensayos, 1963), el primero de una serie de tratados que limitaría el ensayo y uso de armas nucleares, incluso para fines no bélicos.

Estos acuerdos multilaterales, los cuales entre sus firmantes estaban Panamá y los Estados Unidos, prohibía todas las pruebas de detonaciones de armas nucleares exceptuando las pruebas realizadas en el subsuelo. Adicionalmente, este tratado prohibía el ensayo de armas nucleares dentro del territorio de un Estado si los residuos radioactivos de dichas detonaciones sobrepasaban los límites de dicho país. Este problema fue apuntado por Morales en su informe, ya que, de hacerse el canal a nivel del mar con métodos nucleares por la ruta 17 Sasardí- Mortí en Panamá, los desechos radioactivos producto de las explosiones podrían llegar y afectar ciudades en Colombia y viceversa.

Al Tratado de Moscú de 1963 luego se le agregó el Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina, o Tratado de Tlatelolco de 1967, que complicaría aún más la posibilidad de construir un canal con métodos nucleares en Panamá y, en general, la carrera armamentista que se estaba llevando a cabo en el contexto de la Guerra Fría.

A pesar de la presión de los ambientalistas estadounidenses en contra de este proyecto, fue, quizá, el contexto político y social panameño lo que más influyó en el declive de estos proyectos de tratados. Para saber más del desenlace del canal “panatómico” te invitamos a leer la próxima entrega de este tema y visitar la nueva sala «Ruta por la Soberanía: 1964- 1999» en el Museo del Canal Interoceánico de martes a domingo de 10:00 a.m. a 6:00 p.m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Después de tantos años leo de parte de ustedes que se construiría otro canal con métodos atómicos.
    Creo que no sabemos ni la mitad de la historia del canal.

  2. Muy interesante la información sobre el canal a nivel, siempre se nos ha dicho que las causas de no hacerlo fueron de Tipo ambientales, pero ahora comprendo que para los EEUU eso era lo de menos, pues su plan era de excavación con método nuclear. Tal vez si hubieran contemplado en ese momento, para el canal a nivel un proyecto de excavación con dinamita como el Canal actual otra hubiese sido la historia. El Canal a nivel obviamente con agua de mar tendría que trazarse en una zona de menor impacto para la geografía de los ríos y lagos adyacentes.

    1. Q mal proyecto el impacto nuclear hubiera sido funesto para todos gracias dios se firmó tratado Torrijos Cárter q devolvio la soberanía del canal al pueblo panameño pero ya se agotan los recursos hídricos del nuevo canal

  3. Me ha sido de mucho interés este artículo, desconocia total de esta parte de la Historia de Nuestro canal.

  4. Interesante este tema sobre el pasado proyecto de un “nuevo Canal construido con explosiones nucleares”.

  5. Creo que la construcción de este dichoso canal a nivel , traería muchas consecuencias negativas para nuestro país , de toda magnitud, contaminaciones radioactivas a todo nivel , humanas , flora y fauna , geográficas, y sobre todo el unir forzosamente esos dos mares no sabríamos la magnitud de un desastre ecológico , mejor que desistieron de esa locura , si Lesseps no pudo unirlos pacíficamente con dinamita simple imagínese con bombas nuclear.

  6. Soy colombiano y como vecino, pienso que Panama debe considerar los escenarios frente a la escasez de agua dulce un canal seco y/o el canal original de agua salada planteado por los franceses a principios del siglo XX. La tecnologia ha evolucionado, que sin usar la energia atomica, pueda unir los mares. Los fiordos son perforados por cientos de miles de toneladas anualmente incluyendo gran cantidad de granito. Las montañas andinas son menos rigidas.

  7. Excelente explicación,solo sabía algo del funcionamiento,luego visite Panamá y debo decir que la parte nueva del canal , sector colon salida al. Atlántico es una maravilla, excelente ambiente y sobretodo la atención por parte de la policía en el lugar ,mis felicitaciones por el manejo del turismo y la mantención del lugar.
    Desde Chile
    Mis felicitaciones.
    Atte
    Patricio Ortiz Cabrera.

  8. Vea pues, ya hacía muchos años habían previsto el colapso del sistema del canal por esclusas. Pero el método de construcción del nuevo era y es riesgoso.Entonces , solución?

  9. Que interesante conocer esta parte de la historia. ¿Por qué los gringos si tenían esta tecnología no se les ocurrió agrandar el río Bravo y hacerlo por el límite entre México y USA? de una vez tendrían una barrera ante los inmigrantes ilegales?… ah cierto, se me olvidaba que ellos son ventajosos y siempre quieren que el conejillo de indias sea otro!

  10. Pienso que Panamá ya tiene que plantearse la necesidad soluciones de ingeniería a la futura falta de agua y salinización del lago Gatún. Evaluar la posibilidad de un canal híbrido, a nivel del mar y de esclusas. De manera que unas esclusas impidan las grandes corrientes creadas por la diferencia de mareas e impidan también el contacto biológico entre Atlántico y Pacifico para evitar una catástrofe biológica.
    Los avances tecnológicos en construcción permiten una obra de esta magnitud maquinaria y explosivos convencionales.
    Por otro lado un proyecto de tal magnitud crearía una generación de empleos por toda una década a todos los niveles de preparación.
    Panamá ya tiene que sentarse a pensar y estudiar una alternativa a seguir usando una tecnología de finales de siglo 19 que depende de la lluvia, cada vez más escasa.
    Con un canal híbrido tendríamos el beneficio del canal a nivel, sin el problema que representa el flujo ininterrumpido de agua y entes biológicos por las grandes diferencias de nivel por las mareas.

#Recientes

Comunidad

Talipot en flor

Victor Young · 6 mins
Agua

El Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos y su…

Isaac Enrique Carranza · 5 mins
Conectividad

Navegando el cambio: Cronología de los avances recientes y…

Redacción · 6 mins
Historia

Travesía por la memoria del 9 de enero de…

Redacción · 3 mins