Agua

Transformar la tragedia en resiliencia

Durante la versión número 38 del Congreso Mundial de la Asociación Internacional de Ingeniería e Investigación Hidroambiental celebrado en Panamá hace unos meses, la ingeniera Ilya Espino de Marotta, subadministradora del Canal de Panamá y el doctor Anthony Masys, profesor asociado de la Universidad del Sur de Florida, fueron nombrados consejeros del capítulo de los jóvenes profesionales del mundo hidroambiental.

Durante la versión número 38 del Congreso Mundial de la Asociación Internacional de Ingeniería e Investigación Hidroambiental celebrado en Panamá hace unos meses, la ingeniera Ilya Espino de Marotta, subadministradora del Canal de Panamá y el doctor Anthony Masys, profesor asociado de la Universidad del Sur de Florida, fueron nombrados consejeros del capítulo de los jóvenes profesionales del mundo hidroambiental.

¿De qué se habló? Agua frente a una crisis climática global y sus impactos en la industria, el comercio y la población.

El doctor Masys, especialista en gestión global de desastres, ayuda humanitaria y seguridad nacional, ofreció en el congreso su visión sobre diseño de resiliencia y el impacto de eventos extremos como las sequías y las inundaciones en las poblaciones.

Hoy, a la luz de los acontecimientos globales de la pandemia de COVID-19, el experto reflexiona sobre la suma de este nuevo factor.

En septiembre, usted dijo que debemos examinar si lo que llamamos desarrollo está creando vulnerabilidades. Hoy vemos esas vulnerabilidades convertirse en fuentes de conflicto en tiempos de pandemia. ¿Por qué es importante diseñar la resiliencia?

Varios desastres en los últimos años han expuesto serias debilidades y vulnerabilidades en las capacidades de gestión de emergencias dentro de las comunidades globales. Esto lleva a recordar la cita de Weick y Sutcliffe (2007): “…los eventos inesperados a menudo auditan nuestra capacidad de recuperación, todo lo que no se preparó se convierte en un problema complejo y cada debilidad aparece en las prioridades inmediatas”. Con nuestro mundo hiperconectado de bienes globales también vienen riesgos globales. La creciente complejidad de los sistemas interconectados e interdependientes de hoy requiere una mayor reflexión, comprensión y mecanismos de desarrollo para hacer frente a las crisis como la pandemia de COVID-19. Resiliencia nacional es la capacidad de absorber, adaptar y transformar.

Anthony Masys y Miroslava Herrera - El Faro - Canal de Panamá
Anthony Masys y Miroslava Herrera

¿Cómo creamos resiliencia mientras recibimos un duro golpe como este?

Los grandes desastres afectan a los ricos y a los pobres de manera diferente. Los pobres son los más  vulnerables y por ende los peor afectados. Con este entendimiento, podemos diseñar soluciones para reducir el impacto de la crisis  abordando activamente las desigualdades inherentes a través de la salud pública y la educación. Hay mucho conocimiento en las comunidades originarias que debe aprovecharse.

Mirando al Canal de Panamá, me inspiro en su experiencia y los conocimientos generados, si expandimos esa ciencia en todo el país, tendremos historias de éxito. La Ciudad del Saber es ya es una historia de éxito, por ejemplo.

¿Cuál es su consejo a los países en vías de desarrollo en este contexto?

Todos los involucrados tienen que sentarse alrededor de la misma mesa. La ciencia tiene que informar la toma de decisiones colaborativas y facilitar la discusión entre los responsables políticos. Y sobre todo, inspirar a los jóvenes a entrar en el estudio de la ciencia, ellos serán los futuros científicos de Panamá.

Tenemos décadas de estudios y conocimientos que nos permiten seguir el desarrollo de esta pandemia y comenzar a aprender rápidamente sobre cómo hacer frente, mitigar, resolver y avanzar. ¿Cuáles son estas lecciones?

Las lecciones aprendidas deben extraerse no solo de las entidades nacionales sino también de los socios internacionales. El intercambio de información a través de las fronteras será fundamental para ser más resilientes.

Otra  lección crítica es poner a prueba nuestra comprensión y el diseño de nuestro sistema a través de la planificación de escenarios. Nassim Taleb en su libro AntiFrágil argumenta que “no ver venir un tsunami o un evento económico es excusable; construir algo frágil para estos no lo es”.

¿Cuál será el mayor éxito que quedará como consecuencia de la pandemia de COVID-19?

La pandemia de COVID-19 ha revelado a nivel nacional y mundial la fragilidad de nuestros sistemas de salud pública, pero también el grado de interdependencia con nuestras economías y sociedades.

Soy optimista en cuanto a que el mayor éxito será el surgimiento de una nueva mentalidad que reconozca estas interdependencias y fomente una mayor colaboración y cooperación dentro de las naciones y entre ellas. Esto nos ha permitido reconocer a las comunidades vulnerables y dará lugar a la elaboración de soluciones que permitan mejorar la atención de la salud, la educación, la igualdad y la erradicación de la pobreza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Recientes

Orgullo

El Canal protege a su gente

Octavio Colindres Octavio Colindres
Orgullo

Año nuevo, hábitos saludables

Avatar Tessie Melara
Orgullo

Actuando en género,una ruta hacia la igualdad

Emilio Messina Emilio Messina
Historia

Mariano Arosemena y los apuntamientos históricos

Orlando Acosta Patiño Orlando Acosta Patiño