Conectividad 5 minutos de lectura

Sin dejar huellas… de carbono

Es una de esas historias que uno lee en los libros de aventuras donde un grupo de intrépidos le da […]

Es una de esas historias que uno lee en los libros de aventuras donde un grupo de intrépidos le da la vuelta al mundo para poner a prueba algún nuevo invento.

Esta aventura en particular inició hace casi cuatro años, en junio de 2017, en Saint Malo, Francia, bajo la visión de un grupo de profesionales de la industria marítima y de la ingeniería, con el reto de poner a prueba la primera embarcación autónoma capaz de extraer su energía de la naturaleza y al mismo tiempo preservarla.

El bote lleva el nombre de Energy Observer y fue construido a partir de un catamarán, pero con tecnologías que requieren solamente de fuentes renovables, como el hidrógeno, energía solar, hidráulica y eólica.

Energy Observer en el Canal de Panamá

El Energy Observer es una embarcación que funciona 100% con energías renovables, así que el objetivo es ir alrededor del mundo sin emitir CO2 (dióxido de carbono), partículas o ruido. Esto también es importante porque el tráfico marítimo emite muchos sonidos que pueden perturbar la vida marina”, comentó a El Faro, Amélie Conty, quien viaja a bordo de este catamarán documentando su singular periplo. Como parte de ese recorrido global, al Energy Observer le hacía falta una escala imperdible: cruzar el Canal de Panamá.

Así fue que la embarcación llegó a aguas panameñas del Caribe a mediados de febrero de este año, y unos días después, completó su tránsito inaugural por la vía interoceánica camino a las islas Galápagos.

Su paso por las aguas del Canal de Panamá fue único de muchas maneras, empezando por el peculiar diseño del catamarán y su reducido tamaño, que contrastaba dentro de la cámara de las esclusas panamax frente a un gigantesco buque portavehículos.

Energy Observer en el Canal de Panamá

“La embarcación funciona con energía solar, con viento y también con hidrógeno, así que somos 100% autónomos, incluso durante la noche o cuando hay mal clima”, detalló Amélie al guiar al equipo de El Faro para conocer los detalles de la operación y misión del Energy Observer.

Lo que este barco inició hace cuatro años se ha convertido hoy en una posible referencia del futuro de la industria marítima, en especial frente a los compromisos y la meta de descarbonización.

“Cuando iniciamos hace cuatro años, la industria como que se reía un poco de nosotros, pero hace 2 años, empezaron a interesarse en lo que estábamos haciendo. De hecho, ahora tenemos a CMA-CGM que es una empresa naviera grande como uno de nuestros patrocinadores. Así que esperamos tener un impacto en cambiar la forma en que la industria marítima ve nuestro futuro”, expresó Conty.

El objetivo de todos los actores del mundo marítimo es reducir el total de las emisiones anuales de gases del efecto invernadero en al menos 50% durante los próximos 30 años; y en esa dirección caminan las diferentes iniciativas que impulsa el Canal de Panamá en alianza con sus clientes, así como en la sostenibilidad de sus operaciones.

Durante su recorrido, el Canal de Panamá entregó al Energy Observer un reconocimiento por sus esfuerzos en la transición hacia el uso de energías renovables, una visión que es compartida por la vía interoceánica.

“Las embarcaciones y los clientes han buscado nuevas tecnologías de combustible, de diseño y
de operación, para adaptarse a regulaciones que son más exigentes cada día en busca de mejorar el planeta. Y es así que en el Canal de Panamá también nos hemos adaptado, trabajando con ellos por una operación más eficiente”, explicó Alexis Rodríguez, especialista ambiental de la vía interoceánica.

En busca de reducir su huella de carbono, los países se han comprometido en adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Una de las actividades que se ha sumado a este compromiso es la industria marítima, de la cual el Canal de Panamá forma parte integral.

Energy Observer en el Canal de Panamá

Una de las iniciativas más recientes es el Tablero de Reducción de Emisiones de CO2. Y es que al ser la ruta marítima más corta, el Canal de Panamá representa la opción más amigable para el ambiente, de allí que sea conocida como la Ruta Verde.

Solo en el año 2020, el Canal de Panamá contribuyó con la reducción de más de 13 millones de toneladas de emisiones de CO2, en comparación con rutas alternas como el Canal de Suez, el Cabo de Hornos o el Cabo de Buena Esperanza. Para tener una idea de lo que esto significa, 13 millones de toneladas de CO2 equivalen a las emisiones de gases de efecto invernadero de 2.8 millones de vehículos sedanes conducidos durante un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Recientes

Editorial

El Canal de Panamá lamenta el fallecimiento de Phillippos…

Redacción · 2 mins
Agua

Canal de Panamá: el camino a obtener soluciones de…

Redacción · 5 mins
Comunidad

Inicia zafra de café en Capira

Omar Rodríguez · 2 mins
Conectividad

Canal de Panamá contrata a USACE para servicios consultoría…

Redacción · 3 mins