Cuenca 4 minutos de lectura

Financiamiento verde: Promoviendo Un desarrollo Sostenible Poscovid-19

“Existe el riesgo de que a medida que la crisis inmediata disminuya y sus consecuencias económicas se aclaren, dejemos de […]

Existe el riesgo de que a medida que la crisis inmediata disminuya y sus consecuencias económicas se aclaren, dejemos de lado las aspiraciones a más largo plazo en búsqueda de soluciones fáciles a corto plazo. El clima, así como la economía circular, pueden ser menos prioritarios para las partes interesadas, los clientes y la industria en general, ya que se centran en reiniciar la economía rápidamente”. De esta forma han concluido en el comunicado emitido recientemente en el marco del Foro Económico Mundial 2020.

Al mismo tiempo agregan: “… en el caso de una recesión económica, es probable que los fondos reservados para inversiones en sostenibilidad se desvíen a otros proyectos”.

Y concluyen que “en un momento en que los gobiernos están de acuerdo con los paquetes de estímulo económico para ayudar a las personas y las organizaciones a sobrevivir a la probable recesión, es nuestro trabajo, como empresas e industrias globales, asegurarnos de que la sostenibilidad y la acción climática estén integradas en estos paquetes de rescate”.

Es aquí donde el financiamiento verde y su crecimiento en el desarrollo de proyectos posCovid-19 juegan un papel fundamental.

Financiamiento Verde - El Faro | Canal de Panamá

¿De qué se trata? El crédito verde, bonos verdes o préstamos verdes son un financiamiento dirigido exclusivamente a actividades con un marco de desarrollo sostenible. Es decir, el beneficiario debe buscar el uso responsable de los recursos naturales, integrando acciones de mitigación y adaptación dentro de los componentes del proyecto.

Un bono verde es cualquier tipo de vale cuyos fondos se destinan exclusivamente a financiar proyectos verdes elegibles, enfocados en las áreas de energía renovable, eficiencia energética, prevención y control de la contaminación, gestión sostenible de los recursos naturales y uso de la tierra, conservación de la biodiversidad terrestre y acuática, transporte limpio, gestión sostenible de agua y aguas residuales, adaptación al cambio climático, productos adaptados a la economía eólica, y edificios ecológicos.

Por otro lado, un bono social destina sus fondos exclusivamente a financiar proyectos sociales elegibles, enfocados en las áreas de infraestructura básica asequible, acceso a servicios esenciales, viviendas asequibles, generación de empleo, seguridad alimentaria, avances socioeconómicos y empoderamiento.

En consecuencia, un bono sostenible es aquel que se aplicará exclusivamente a financiar una combinación de proyectos verdes y proyectos sociales.

Financiamiento Verde - El Faro | Canal de Panamá

La “transformación verde” del transporte marítimo

Hablemos entonces del financiamiento verde que tiene las siguientes ventajas:

  • Intereses más bajos.
  • Tiene en cuenta el impacto ambiental.
  • Se premia el grado de sostenibilidad: Cuanto mayor sea el grado de sostenibilidad certificado por el deudor, podría acceder a un menor tipo de interés. En algunos casos, el prestatario recibe un reconocimiento o bono por sus buenas prácticas.
  • Versatilidad.

En ese sentido, el lanzamiento oficial de los Principios de Poseidón, celebrado en Nueva York, en el año 2019, amplió la forma en que la iniciativa de los principales bancos de financiación de negocios marítimos planean liderar una “transformación verde” en el transporte marítimo.

Once bancos que tenían aproximadamente $100 mil millones en préstamos para la financiación de buques, de un total estimado de $400 mil millones, estuvieron presentes para la ceremonia de firma de los Principios de Poseidón, un esfuerzo que surgió del trabajo del Foro Marítimo Global, anfitrión del lanzamiento que se celebró junto al evento Marine Money, en esa misma ciudad.

La Organización Marítima Internacional (IMO, por sus siglas en inglés) adoptará una estrategia de gases de efecto invernadero (GEI) para los buques e industria marítima en el año 2023. Hasta entonces, su estrategia preliminar inicial requiere reducir las emisiones de GEI en al menos 40 % para 2030 y 50 % para 2050, en comparación con los niveles de emisiones de GEI de 2008.

La reducción de las emisiones de GEI se puede lograr mediante el desarrollo de motores y embarcaciones más eficientes en combustible, rutas, optimizando velocidades, así como a través del uso de combustibles alternativos como GNL, GLP, celdas de hidrógeno, metanol, baterías y amoníaco.

En medio de este panorama mundial, el Canal de Panamá ha elaborado planes de adaptación y mitigación al cambio climático para determinar la susceptibilidad actual de los sistemas naturales y sociales en la Cuenca y más allá de ello, trabaja constantemente en mantenerse como la Ruta Verde más segura, eficiente y competitiva.

El autor es especialista en Protección Ambiental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Recientes

Historia

Una tragedia sublimada: Aristides Ureña Ramos y la invasión…

Orlando Acosta Patiño · 6 mins
Comunidad

De basureros a jardines

Juan B. Madrid · 5 mins
Historia

Día de la medicina en Las Américas

Isaac Enrique Carranza · 3 mins
Comunidad

Infografía: El Canal en tu comunidad

Redacción · 1 min