Comunidad 5 minutos de lectura

Diálogo entre dos canales

El poder y la influencia que el Canal ejerce en las personas rebasa los valores meramente económicos y de infraestructura. […]

El poder y la influencia que el Canal ejerce en las personas rebasa los valores meramente económicos y de infraestructura. La vía interoceánica ha inspirado novelas, poesías, canciones y pinturas. Con esas expresiones presentes, el 1 de agosto se celebró el proyecto de intercambio artístico: Dialogo entre dos canales, un convivio enfocado en dejar que la mística canalera influenciara a artistas de ambos lados del océano Pacífico.

Este evento cultural fue una colaboración entre varias entidades educativas como el Instituto Confucio, la Universidad de Panamá y la Universidad Normal de Pekín, gestionado por la embajada de la República Popular China y el Canal de Panamá.

Agua Clara

El sitio escogido para que los participantes pudieran admirar la vía interoceánica fue el Centro de Visitantes de Agua Clara, que ofrece una vista panorámica del lago Gatún y de las esclusas del Canal ampliado. Desde las 9:00 a.m. los artistas chinos y panameños comenzaron a llegar y buscaban el sitio que fuera más propicio para la creación de sus obras. Sobre los participantes, Jin Liang, agregado cultural de la Embajada China en Panamá mencionó que “de China trajimos a 5 artistas, como por ejemplo, Sally Huang Wong, artista nacida en Panamá con múltiples exposiciones en China. También, invitamos a profesores y estudiantes de bellas artes de la Universidad de Panamá y a famosos artistas panameños como Gabriel Wong (hijo del canalero Jacinto Wong) y Arístides Ureña. La idea de este evento cultural y artístico es promover el entendimiento entre dos pueblos hermanos”.

Los artistas

Juan Gabriel Gan, estudiante panameño de artes plásticas de la Universidad Normal de Pekín, acaba de regresar a Panamá luego de 4 años en tierras chinas y es uno de los participantes del evento. Optó por colocar su lienzo de cara al lago Gatún con la idea de reflejar el apacible contraste entre la frondosa naturaleza y los barcos neopanamax que cruzan el Canal. Juan compara las sociedades que le ha tocado vivir en los últimos años y la forma en que el arte es impartido en China al señalarnos que “hay muchísimos jóvenes chinos que desean estudiar arte y las competencias para aplicar a las universidades son muy demandantes. Esto ha causado que muchas de las expresiones artísticas de los estudiantes sean similares. En mi caso, como no pasé por ese entrenamiento, se nota la diferencia. La vibra de mi obra es diferente”. Al conversar con Juan se percibe la dicha que siente al estar en su tierra, y nos comparte que “si bien es cierto ya me acostumbré a vivir en China, Pekín es una ciudad un poco gris. Yo nací aquí, me crie aquí. Eso es lo que pasa en Panamá: te abrazan y te hacen sentir en casa de una vez”.

Contemplando en silencio las esclusas de Agua Clara se encuentra el artista Zhen Wei, profesor decano asociado de la Universidad Normal de Beijing, en esta su primera vez en Panamá. “Veo al Canal de Panamá como un símbolo de la unidad entre los pueblos”, menciona mientras recrea en acuarela el tranquilo entorno de los edificios de las esclusas en espera de que lleguen los barcos, y añade que “conexión es la palabra clave. Conexión y estar juntos. Nunca debemos olvidar que este es un proyecto económico, pero también artístico, y aquí hoy nos estamos apreciando unos a otros”.

En la esquina del mirador, en un ángulo donde se pueden ver las esclusas originales y las del Canal ampliado, se encuentra pintando Franz Delgado, joven artista, estudiante de arquitectura e hijo de canalero. “Me gusta mucha esta perspectiva porque muestra una obra de ingeniería del siglo XXI panameña frente a una del siglo XX estadounidense, y habla de cómo los panameños hemos administrado el Canal. El Canal es un proyecto que no es estático, sino que va escalando” nos comenta. Su pintura muestra cruzando por las esclusas a un imponente velero del siglo XIX. El nombre del navío es altamente significativo: Sea Witch. “El Sea Witch habla de un episodio de la historia que tal vez no ha sido contado. De cómo los chinos llegaron a Panamá por primera vez hace casi 200 años en este barco y cómo se pusieron manos a la obra a trabajar en la construcción del ferrocarril”, comenta Franz.

La despedida

El intercambio cultural tuvo su cierre dos días después con la celebración de una mesa redonda en las instalaciones del Instituto Confucio de la Universidad de Panamá, donde los artistas pudieron ahondar aún más en sus experiencias canaleras, enriquecerse en el legado histórico de ambas culturas y expresar su deseo de que este tipo de proyectos se repitan. El evento estuvo amenizado con música tradicional china y tuvo la participación del embajador de China en Panamá, Wei Qiang; el coordinador de la Memoria Histórica del Canal, Orlando Acosta, y representantes de instituciones gubernamentales de China y Panamá.

Imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Me parece muy bien realizar actividades que promuevan no sólo arte sino en muchas más como algunas que tenemos en mente en Veraguas… buscamos a quien le interese cooperación en tecnología y salud en nuestro medio. China podría sernos de enorme ayuda y establecer hitos en la historia aún por venir. Tenemos las ideas, propuestas y buscamos contactos para compartir posibles acciones.

#Recientes

Comunidad

Canal de Panamá fortalece su compromiso institucional con las…

Redacción · 4 mins
Agua

Reubicación de la toma de agua de la planta…

Redacción · 2 mins
Comunidad

Lo que se vivió en la Feria de Escritores…

Isaac Enrique Carranza · 4 mins
Agua

Un diálogo crucial sobre el agua y el futuro

Redacción · 3 mins