Agua 5 minutos de lectura

Canal de Panamá, somos la Ruta Verde

La Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá (CHCP), además de asegurar el agua para el consumo de más de la […]

La Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá (CHCP), además de asegurar el agua para el consumo de más de la mitad de la población del país y la operación de la vía interoceánica, constituye un refugio para una gran variedad de especies de la flora y fauna.

Se estima que en el país existen alrededor de 270 especies de mamíferos silvestres, y de estas, unas 160 se encuentran en la cuenca del Canal. De las 33 especies de mamíferos consideradas en peligro de extinción o vulnerables, 30 habitan en esta zona, entre esas: el jaguar, el tapir y el puerco de monte.

En cuanto a las aves, de más de mil especies en el país, poco más de la mitad está en el área de Cuenca, de las cuales más de 150 son consideradas vulnerables o en peligro por las normas nacionales de MiAmbiente.

Hasta 1999, la Cuenca del Canal cubría un área de 326 mil hectáreas, que corresponde a la cuenca que abastece de agua a los lagos Alhajuela y Gatún.

En agosto de 1999, la Ley 44 extendió el territorio hacia el oeste, hasta abarcar 225 mil hectáreas adicionales. Sin embargo, dicha ley fue derogada por la Ley 20 de 2006, así que lo que se llama Cuenca del Canal en la actualidad es la misma extensión inicial.

La Cuenca del Canal tiene territorios en las provincias de Panamá, Panamá Oeste y Colón, y comprende siete distritos, 44 corregimientos y alrededor de 460 comunidades.

Su topografía es variable y va desde llanuras aluviales en la parte central y alrededor de los lagos Alhajuela
y Gatún, hasta colinas y montañas con pendientes pronunciadas distribuidas en dos sectores: uno hacia el este, donde se encuentran la Sierra Maestra y el inicio de la Cordillera de San Blas (cuenca alta de los ríos Pequení, Boquerón y Gatún), así como también las alturas de cerro Jefe y el nacimiento del río Chagres.

Perezoso - Canal de Panamá, El Faro
Perezoso

En tanto, hacia el oeste están las cabeceras de los ríos Cirí Grande y Trinidad, formando parte de la División Continental. Las mayores elevaciones en esta región son: cerro Jefe, en Panamá, con 1,007 metros sobre el nivel del mar (msnm) y el cerro María, en Chame, con 1,106 msnm.

Mediante la Ley 19 de 11 de junio de 1997, Ley Orgánica, por la cual se crea la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), nace la Comisión Interinstitucional de la Cuenca Hidrográfica del Canal (CICH), encargada de coordinar las actividades de organismos gubernamentales y no gubernamentales con responsabilidad e intereses en la Cuenca Hidrografica del Canal (CHCP). La Comisión Interintitucional de la CHCP fue inaugurada de manera formal el 15 de marzo de 2000. Desde entonces, convoca a reuniones mensuales.

Canal forja alianzas

El Canal se toma muy en serio su responsabilidad en la conservación de la biodiversidad dentro de la su Cuenca, como lo explica Magnolia Calderón, gerente de Políticas y Protección Ambiental. “Tenemos una responsabilidad como Canal de Panamá dentro

la Cuenca, por eso se crea la Comisión Interinstitucional de la Cuenca Hidrográfica (CICH), a través de la cual se forja alianzas con instituciones oficiales, científicas, el sector privado y la población de las comunidades establecidas en estas áreas”, subraya.

En esa alianza por la conservación de la Cuenca se tiene como aliado estratégico al Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), como institución responsable en materia ambiental en todo el país.

Calderón recuerda que esa alianza se remonta a 1997, cuando se puso en marcha el Proyecto de Monitoreo de la Cuenca del Canal, bajo el patrocinio del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM, hoy MiAmbiente), y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) sobre el estatus ambiental del suelo, el agua y otros recursos de la Cuenca.

Producto de esas alianzas, señala, se lleva a cabo importantes programas de conservación y desarrollo sostenible con las comunidades afincadas en esta áreas. Así nació el Programa de Incentivo Económico ambiental (PIEA), que tiene diferentes modalidades como reforestación, que permite atender la conservación del agua y agroforestería, que da pie a una cobertura boscosa adecuada y a la reducción de la erosión en la CHCP.

El PEIA mejora, además, la calidad de vida de los pobladores, a través de la producción agrícola sostenible.

Estos programas se desarrollan por medio los Comités Locales y Consultivos, que están definidos en cada región de la Cuenca, y de los que forman parte las autoridades locales, instituciones públicas y la comunidad.

“Dentro de estas instancias es donde se garantiza ese seguimiento dentro de la Cuenca, por eso se creó la CICH”, apunta la gerente de Políticas y Protección Ambiental, de la vía acuática, resaltando la importancia de forjar estas alianzas con la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Pienso que se debe, educar un poco más a la población, sobre lo importante que es salvaguardar, los bosques y faunas en todo en sentido de la palabra.
    Cada día estamos, acabando con nuestro planeta.

#Recientes

Comunidad

Bruce Quinn, hijo del Canal

Miroslava Herrera · 3 mins
Comunidad

El Centro de Visitantes de Agua Clara reabre sus…

Octavio Colindres · 5 mins
Comunidad

La paja canalera, una invasora silenciosa

Victor Young · 3 mins
Agua

¿Qué es la descarbonización?

Vicente Barletta · 4 mins